Descubra el Proyecto CEIBA

Conozca El Proyecto CEIBA

Más de 600 árboles de especies nativas en los jardines, senderos y zonas boscosas del club, apuntan a una regeneración paulatina en su terreno, usando como modelo la zona de vida bosque húmedo premontano (BHP).

En la primera fase se plantarán 202 árboles, de las especies Capulín, Dama, Targuá y Guitite, de alto valor para atraer fauna local, entre otras. En el 2018, se continuará, sujeto a la construcción, para no afectar el crecimiento de los árboles.

Aún en pequeña dimensión, a mediano plazo, se espera generar conectividad de fauna local entre parches boscosos hacia los cerros de Escazú, al crear nuevas fuentes de alimentos y sitios para la reproducción. Aves, ardillas, murciélagos e incluso otros animales como osos perezosos podrían beneficiarse. Además, el club será un banco de germoplasma en estado natural – árboles que producen semillas.

Santuario natural

Se usarán conteos de aves como indicadores de progreso, por lo que SACC creará un programa para fomentar el avistamiento y que los niños, jóvenes y adultos se enamoren y protejan aún más, la comunidad viva del club. A la fecha, se detectaron 48 especies. Se destacan la vireo cabecigrís, mejor conocida como reinita amarilla, por ser migratorias.

También algunas poco comunes en el Valle Central, entre ellas, cuclillo sabanero, colibrí pochotero, sabanero cabecilistado y picogrueso azul. Se avistaron otras ejemplares de elanio coliblanco, gavilán gris, gavilán colicorto, entre otras de gran interés para los pajareros.