Deportes para toda la familia

Fortalezca los lazos afectivos

Practicar deporte de cualquier tipo es positivo. Algunas personas prefieren la emoción y adrenalina de la competencia, otras sólo el placer al completar una prueba dura a nivel personal.  Las disciplinas individuales nos permiten centrarnos en nosotros mismos, a la vez que los deportes grupales, desarrollan nuestras habilidades de trabajo en equipo.

De igual forma, el deporte ayuda a promover la tolerancia y el respeto, y cuando se practica en familia puede ser aún más divertido. No sólo estamos dando un ejemplo a los más pequeños, también les ayudamos a descubrir en la actividad física, una manera de canalizar su energía y aprender hábitos saludables para su vida.

En familia, nos acompañamos y fortalecemos lazos, así como descubrimos formas de motivarnos. Vamos a sentir un mayor compromiso, que dará sentido al esfuerzo por cumplir las metas propuestas. Como resultado, obtendremos un rendimiento más alto. Juntos experimentarán el valor de la disciplina y la persistencia para conquistar las cumbres que se les presenten.

Socialmente, los niños que se involucran en el mundo deportivo, se les facilita la relación con sus pares. Sin darse cuenta y orgánicamente, habrán aprendido a perder y a ganar y lo importante de saber seguir reglas. Por sí solos descubren que, en ocasiones, hay que intentarlo varias veces para tener éxito y que hay diferentes formas de disfrutar el tiempo de ocio, más allá de los aparatos electrónicos.

Por otra parte, este será un espacio para compartir con sus hijos y despejar la mente del estrés de la rutina diaria. Estudios comprueban que la actividad deportiva hace que el cerebro libere endorfinas, las cuales incrementan la sensación de bienestar emocional.  Físicamente, mejora la calidad del sueño y facilita el buen funcionamiento de los diferentes órganos del cuerpo.

Según la Organización Mundial de la Salud, los niños y jóvenes, entre 5 y 17 años, deben invertir idealmente como mínimo, 60 minutos diarios en actividades físicas, en su mayor parte aeróbica. Caminar, correr, andar en bicicleta o jugar en el medio de la naturaleza. La propuesta de Santa Ana Country Club será el perfecto aliado de su familia.

Tras la práctica deportiva, estarán cargados de energía, felices y con actitud positiva para nuevas aventuras. Descubra todas las opciones que tendrá a su disposición en el sitio web del club y dígale ¡adiós al sedentarismo!